Sin temor alguno a la crítica y al linchamiento del que pudiera ser objeto en redes sociales y en la opinión pública, el presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato, tomó al toro por los cuernos y decidió recurrir a un crédito de 800 millones de pesos.

Recursos que serán invertidos, hay que subrayarlo, única y exclusivamente en materia de seguridad y obra pública en los puntos rojos de la capital.

Porque la situación así lo amerita y no hay momento de pensar sino de actuar.

Esa es precisamente la intención del edil poblano, quien sin miramiento alguno decidió hacer frente a la delincuencia y a la pobreza.

Y el recurso y la estrategia son necesarios para lograrlo.

En ese sentido, hay que señalar que la crítica y el linchamiento a la petición de Luis Banck no se hicieron esperar porque el trabajo de la oposición es precisamente ese, cuestionar las decisiones del gobierno.

Decisiones que siempre tienen un costo político o mediático pero que al final hunde o enaltece la imagen del protagonista.

Empero, el punto central del crédito anunciado por la cabeza del Ayuntamiento capitalino  es precisamente el destino y paradero de los recursos, es decir cumplir el objetivo del dichoso endeudamiento del que tanto se hace alarde.

Porque tal vez lo que le faltó a Banck fue corregir un poco las formas para anunciar el crédito ya que el objetivo del proyecto está bien argumentado y justificado.

La intención, no hay duda, es buena por lo que es justo otorgarle el beneficio de la duda al edil una vez que el Congreso del Estado apruebe la solicitud de la línea de crédito.

Porque es un hecho que la LIX Legislatura avalará en los próximos días el acuerdo del Cabildo poblano.

Cosa que hacen todos los gobiernos y ayuntamientos en tiempos de crisis, endeudarse, aunque en el caso de Puebla se dice que será con responsabilidad.

Y Puebla capital, hay que reconocer, vive una verdadera crisis de inseguridad y pobreza extrema.

Así que, insisto, el edil hace bien en actuar y no en andarse con rodeos por el miedo a la crítica.

Sobre todo cuando tiene serías aspiraciones para suceder en el cargo a Tony Gali y que su trabajo trascienda en el estado.

Ya sólo es cosa de que aterrizar bien el proyecto a todos y cada uno de los regidores que han solicitado una explicación y un comparativo de las casas financieras a las que se consultaron para poder obtener los recursos.

Habrá que estar atentos, además, a las expresiones y manifestaciones de los regidores y diputados que ya cuestionaron y que seguirán debatiendo la línea de crédito solicitada por el presidente municipal.

Porque, insisto, Puebla capital requiere de más policías, más equipamiento y mucho más herramientas para que éstos desempeñen mejor su trabajo, más patrullas, más cámaras, más centros de seguridad, cuarteles y/o centros de vigilancia.

De entrada, el Ayuntamiento de Puebla necesita reclutar más elementos de seguridad, con una mejor capacitación para inhibir los diferentes delitos que azotan la ciudad.

Esto es una exigencia de la ciudadanía que no puede esperar más.

Y lo mismo sucede en materia de obra pública.

Algunas calles de la ciudad ya no aguantan más baches y mejoralitos para remendarlas.

Es necesario que en algunos puntos de la capital, particularmente en la zona sur, se levante el pavimento, o más bien dicho lo que queda de pavimento, y se renueve la carpeta asfáltica.

Algunas colonias del sur parecen verdaderos campos de guerra por las intensas lluvias y por lo maltratado del pavimento.

No debe darle miedo al poblano el endeudamiento siempre y cuando el gobierno muestre los resultados y la deuda esté bien justificada y sustentada.

Lo que debe darle pavor al ciudadano es en manos de quién pudiera estar la administración de los recursos.

Porque ya nos pasó una vez con los marinistas, quienes se hicieron millonarios a costa de sus triquiñuelas y sus malos manejos financieros.

¿O a que le recuerda el nombre de Javier García Ramírez?

Nada más haga memoria

———————–

Derbez deja la UDLA

Que mal hará el rector de la Udlap, Luis Ernesto Derbez Bautista, si renuncia a la institución que aún dirige por una candidatura que seguro ni va a prosperar, ni a convertirse en una realidad.

Se antoja muy difícil que el Dr. Derbez pudiese convertirse en el candidato del PAN a la presidencia de la república en 2018.

Y aún más cuando los tres gallos que se juegan el boleto ya van muy adelantados (Rafael Moreno Valle Rosas, Margarita Zavala y Ricardo Anaya).

Más bien yo me preguntaría:

¿Por quién declinaría el aún rector cuando tenga que negociar sus aspiraciones?

¿Vale la Udlap una candidatura que parece sólo un sueño?

¿O a que le tiramos, Dr. Derbez?

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

 

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre