Es una vergüenza que el Instituto Electoral del Estado (IEE), junto con su presidente y el resto de los consejeros que lo integran, estén convertidos en un simple organismo de ornato.

En ente gris y holgazán que no sirve para nada.

En un organismo que no ata ni desata, y que sólo se ha dedicado a desprestigiar las leyes electorales.

Un instituto que lo único que ha hecho estos últimos años es absorber recursos millonarios del erario.

Porque el IEE es un juez parcial y una sucursal del morenovallismo.

Esa es hoy la esencia del mentado arbitro encargado de los próximos comicios locales del 2018.

Ese es el fedatario electoral que tenemos que sufrir y aguantar los poblanos.

Un organismo que da asco.

Un instituto que está de vacaciones mientras los políticos hacen proselitismo por adelantado.

Porque en Puebla se viola la ley electoral y nadie dice nada.

Ni el IEE, ni sus malogrados consejeros.

Y qué podríamos decir del consejero presidente, Jacinto Herrera Serrallonga.

Un consejero al que le ha corregido la plana cuantas veces se ha querido en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf), y hasta en el tribunal local.

Un funcionario electoral venido a menos.

Un consejero que debería caminar con la cabeza agachada por sinvergüenza.

Porque sólo a él se le ocurre adquirir una camioneta de súper lujo en tiempos de crisis.

En un momento en el que el país y el estado están convulsionados.

El juguetito motorizado de Jacinto Herrera -una Pilot 2017- apenas le costó 720 mil pesos.

¿Qué tal?

Para eso, como dice, él es el presidente del IEE.

Y por si fuera poco su sueldo mensual es de 109 mil 10.73 pesos.

Así se las gasta el rey midas del IEE, a quien poco le importa la crisis por la que atraviesan los poblanos.

Y lo peor, mientras el presidente y el resto de los consejeros del IEE viven la vida loca en alguna playa paradisiaca, en Puebla todo mundo hace y deshace de la Ley Electoral a su antojo.

Las normas se las pasan por el arco del triunfo.

Al fin y al cabo saben que el IEE es igual que la Carabina de Ambrosio.

Así es, un show cómico, mágico y musical.

Vaya desprestigio del organismo y de sus integrantes.

Vaya desfachatez y abuso de los consejeros.

Porque nuestros flamantes funcionarios  electorales se embolsan, además de su sueldo, una prima vacacional de 44 mil 267.58 pesos; y un pago por concepto de aguinaldo de 186 mil 363.96 pesotes.

Por eso estamos como estamos.

Y mientras las autoridades municipales batallando por lograr líneas de crédito para tratar de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

¡Pero que asquerosidad es esto, carajo!

No cabe duda que el IEE es la casa de la risa, donde nunca pasa nada porque si es que sucede todo les sale mal.

Vergüenza debería darle a los integrantes del Consejo General del IEE estirar la mano para cobrar su suelo cada quincena sin desquitarlo.

Porque, insisto, en el estado todo mundo se promueve en sus narices.

Todos los futuros aspirantes a cualquier cargo de elección popular ya andan en precampaña.

Allí está el diputado federal panista Juan Pablo Kurczyn, quien anda en precampaña por loa Sierra de Puebla regalando paquetes de limpieza a todo mundo.

Y todo porque quiere ser candidato a Senador, a gobernador o a lo que se pueda.

Su objetivo no es otro que evitar quedar fura del erario.

Uno más es el delegado federal de Liconsa, Juan de Dios Bravo Jiménez, quien regatea la entrega de apoyos a cambio de que lo apoyen en sus futuras aspiraciones a diputado federal o lo que se pueda.

Y un ejemplo más de impunidad es el ex diputado local, federal y hasta senador, Víctor Hugo Islas Hernández, quien se anuncia y promueve como presidente de la Asociación Civil Profesionales de México Unido AC por todo el estado.

El ex funcionario de gobierno regala de todo, desde despensas hasta cobijas, muletas, sillas de ruedas y andaderas.

Y mientras el IEE y todos sus funcionarios de vacaciones.

Que bonitos.

¡Que viva la impunidad, carajo!

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre