Agradezco a la universidad y al rector Emilio Baños, por este reconocimiento como Profesor Emérito, sobre todo por esta oportunidad para encontrarnos, porque la universidad es un “lugar de encuentro”. Veo muchos jóvenes a los que no he podido conocer aún y a otros menos jóvenes, con los que he podido compartir el trabajo y los ideales en nuestra querida Universidad.

Con ese mensaje es como Don Manuel Díaz Cid, dio las gracias a la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep) por haberle otorgado la distinción “Profesor Emérito”.

Y es que mencionó que, “quien es universitario lo es para siempre”. Poco a poco esta frase se ha ido convirtiendo en una convicción. Siempre he creído que la vida universitaria es una vocación; ahora lo sé. El deseo de la verdad, de buscarla y de compartirla abraza realmente toda la vida.

En una ceremonia solemne el rector Emilio José Baños Ardavín, señaló que a pesar de que el catedrático no buscó este nombramiento, ni tampoco lo necesitaba, la comunidad universitaria se siente honrada al darlo, pues su trabajo es algo que se aprecia, valora y reconoce.

“Hoy queremos poner de relieve el testimonio de su tiempo, que no se conformó y que supo distinguir en las diferentes etapas de su vida y en el presente los signos de los tiempos… Supo llevar su talento y capacidad de convocatoria para impulsar un cambio y modificar el sentido de las cosas, por lo que agradecemos su sentido universitario y su tiempo en nuestra institución”, apuntó.

Asimismo reconoció que el catedrático no se conformó con explicaciones convencionales, sino que supo ir al fondo de lo que acontecía, por lo que al dar cátedra, formó profesionistas pensantes y creyentes de que se puede hacer algo por el cambio.

“Nos enseñó a ver más allá e imprimir en todo lo que se hace, una realidad trascendente, él es un modelo de profesor que necesitamos en todas las universidades”, indicó.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre