Luego de haber mostrado su intolerancia, prepotencia y absurda actitud para respetar las leyes que rigen Puebla y sus vialidades, ya empezó a brotar el cochinero y estiércol político que rodea a los hermanos Gabriela y Juan Viveros González.

Ambos, flamantes funcionarios municipales del Ayuntamiento de Puebla e integrantes del Cabildo poblano.

La primera, la también llamada “regidora palacio” por aquello de sus buen gusto y sus excéntricos gastos para amueblar la oficina en la que despacha, es regidora del Partido Compromiso por Puebla.

Partido, por cierto, que encabeza Ángel Trawitz Echeguren, hermano del  Secretario de Turismo, Roberto Trawitz Echeguren.

El segundo, el hermano, quien se ostenta como un ducho asesor del gobierno de la ciudad, se dice que no es más que un mueble más de la infraestructura que adorna el palacio y el área de regidores de la capital.

El caso es que a quien esto escribe han llegado un sinfín de correos, mensajes e información sobre los hermanos Viveros, luego de su bochornoso episodio de prepotencia.

De entrada, habrá que subrayar que tanto Gabriela como Juan al parecer tienen enemigos hasta debajo de las piedras porque es nutrida la correspondencia sobre sus personas.

En ese sentido, habrá que recordar que Gabriela ingresó al mundo de la política luego de haber sido empleada (secretaria) de Eric Cotoñeto Carmona, el ex dirigente perredista de Puebla y brazo derecho -ejecutor- del hoy senador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Así que fue precisamente Cotoñeto el encargado de afiliar al PRD a la hoy regidora, quien de inmediato formó parte de la dirigencia perredista que encabezó el también ex diputado local por órdenes expresas de Barbosa.

Por motivos que se desconocen, la regidora Gabriela escaló muy pronto en la estructura perredista del barbosismo incluso se dice que llegó a estar al nivel de Cotoñeto, lo que generó una disputa entre ambos por el recelo de poder ante su jefe Barbosa.

En la campaña del 2010 los hermanos Viveros apoyaron la campaña de Rafael Moreno Valle Rosas, por lo que lograron meterse a la nómina de algunas dependencias.

El pago que se les dio por participar en la campaña morenovallista no fue menor.

Su suerte les permitió incluso cobrar su salario sin siquiera presentarse a trabajar o a cubrir horas que un empleado común y corriente de gobierno está obligado a cumplir.

A partir de allí, y del empoderamiento que lograron los hermanos Viveros, gracias a los buenos oficios de Cotoñeto y de Barbosa, hoy son funcionarios municipales y siguen viviendo la vida loca.

Poco tiempo después de que Gabriela asumió la regiduría en el Cabildo de Puebla, también por órdenes directas de Barbosa, abandonó el partido que le dio todo para refugiarse en Compromiso por Puebla.

Tal vez por eso se siente tan segura de su prepotencia.

Hoy por hoy Juan y Gabriela son propietarios de motocicletas de las mejores, las más cotizadas y costosas.

Cuentan con negocios que les permiten vivir sin problemas.

Se ostentan como funcionarios municipales y, además, dicen ser gente de confianza tanto del presidente municipal Luis Banck Serrato como del gobernador Tony Gali.

Los hermanos Viveros viven sin complicaciones, en el caso del gran asesor del gobierno de la ciudad, Juan, se dice que él gana 25 mil pesos mensuales disque como consejero de su hermana y del resto del gobierno.

Sería bueno que el gran “asesor motorizado” de la ciudad al menos cumpliera con presentarse al trabajo de donde obtiene un salario, porque al parecer desde hace más de 6 meses no ha hecho acto de presencia.

Otro dato que me hacen llegar mis fuentes es que la regidora Gabriela Viveros tiene en la nómina del Ayuntamiento a por lo menos 3 colaboradores más, quienes tendrían que estar a su servicio pero que extrañamente nadie conoce.

¿Ya lo sabrá el presidente municipal Luis Banck?

Un dato más es que la atención que la regidora motorizada del Cabildo de Puebla no siempre llega de buenas a sus oficinas, por lo que tiene un trato poco amable con el personal del municipio.

Gabriela Viveros es presidenta de la Comisión de Desarrollo Social  en el Cabildo de Puebla y es, además, una de las menos participativa en las sesiones del máximo órgano de gobierno de la ciudad.

Es de las cabildantes que sólo acuden a calentar el asiento y a levantar la mano cada que se les ordena.

Son muchas las aventuras que se ya se cuentan incluso en los propios pasillos del Ayuntamiento de Puebla sobre los hermanos Viveros.

Historias que, por supuesto, iremos contando al tiempo.

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre