No puede existir libertad con cadenas. No puede haber democracia limitada. En México no sólo debe de cambiar el sistema político, también la forma en que ejercemos nuestros derechos.

Nos han obligado a aceptar sus reglas cuando éstas solo les garantiza que nada se mueva. No podemos seguir así.

En el camino a la candidatura independiente a la Presidencia de México me he encontrado con un camino lleno de obstáculos. Desde errores en la aplicación que el INE proporcionó para recabar el apoyo ciudadano, hasta una participación política limitada.

Los avances tecnológicos en el Siglo XXI resultan avasalladores. Han venido revolucionando todo. El comercio se hace “en línea”. Paulatinamente van desapareciendo las tiendas departamentales. Las sucursales bancarias se hacen pequeñas y reducen su número. Retiros, depósitos y créditos se hacen en internet.

Mi relación ante el Estado como contribuyente también la hago “en línea” ante el SAT. Mi firma es electrónica. Reviso mercados bursátiles en la banda ancha y ahí compro y vendo acciones. Leo iBooks. Comparto pensamientos e inquietudes sociales en la red. Vivo a través de nuevas tecnologías.

Y hoy, que pretendo una candidatura a la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos, busco firmas a través de una aplicación que desafortunadamente adolece de la eficiencia a la que nos abrazamos hombres y mujeres en este nuevo tiempo de la sociedad.

Para obtener tu firma y entonces reciba tu apoyo para ser candidato independiente requiero que primero me mandes tus datos a una plataforma mía, luego éstos los transmitimos al INE. De ahí el Instituto Nacional Electoral, envía un código solo por la vía de Gmail, a los que se registraron en mi plataforma, código que en su mayoría a estas fechas no les ha llegado… y de ahí pueden ser promotores para buscar que TU ejerzas tus derechos ciudadanos como, por ejemplo, participar en política.

A partir de hoy, estoy solicitando por conductos legales, que esto ya no sea así.

Si ciudadanos modernos movemos la voluntad individual bajo esquemas tecnológicos. Resulta inexplicable que no podamos firmar nuestro apoyo para que un mexicano acceda a las elecciones del 2018.

Hay millones de ciudadanos que han manifestado su deseo de participar, pero los candados del INE hacen imposible que esto sea, lo que inhibe derechos cívicos y humanos, inscritos en la constitución.

Hay tiempo para cambiar la aplicación del INE. Se deben quitar las trabas que impiden firmar el apoyo. Si el INE tiene datos de la credencial de elector que ejercería su derecho, no tiene por qué impedir que lo haga desde SU celular, sin esperar disposiciones burocráticas, que en nada aportan una mayor legitimidad para hacerlo

Demandemos Democracia abierta y sin restricciones. A partir de este ejercicio, aspiremos a la realización de elecciones ON LINE. Evitaremos, urnas embarazadas, ratones locos, alteración de actas en casillas, inducción del voto, corporativismo partidista, acarreo… trampas. Abarataremos la jornada y solo dedicaremos un esfuerzo territorial, solo para quienes no tengan acceso a la tecnología

Reclamemos el cambio sobre el método. Así levantaremos las firmas de manera inmediata. Después de todo se trata de participar, no de evitar que esto sea.

México espera.

@PedroFerriz

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre