La fosa común es el lugar de descanso de quienes nadie busca, de quienes son de otra entidad o país, o de quienes son “abandonados” por sus familiares pese a que los identificaron.

El Panteón Municipal, en el caso de Puebla, es el lugar donde son inhumados quienes quedaron en calidad de desconocidos después de 8 días, un mes o más tiempo sin ser reclamados en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Datos de referencia como la fosa, la manzana y hasta la posición (número de colocación) del cuerpo, son registrados por las autoridades en caso de que algún familiar se presente posteriormente.

Al respecto, en entrevista para Síntesis, la directora del Semefo, Elia Cristina Quiterio Montiel, señaló que ha disminuido el número de personas que quedan sin identificar y van a fosa común, al pasar de más de 200 en 2013 a 60 en 2016 en todo el estado.

Y en parte, destacó, es por la serie de procesos que se realiza para que sea eficaz la identificación de manera científica y actualmente con un acuerdo que hay con el Instituto Nacional Electoral (INE) mediante huellas digitales.

La doctora Quiterio Montiel explicó que los cuerpos se reciben en el Semefo con los datos de las diligencias y la cadena de custodia por parte del Ministerio Público donde se indica que está en calidad de descocido y asigna un número.

En la sala de necropsias se toman fotografías y se inicia con un examen externo consistente en una descripción física completa, otras fotografías –una vez que el cuerpo está limpio- son para identificar (de frente, de los dos perfiles y en ocasiones de tres cuartos de ambos lados).

Posterior se realiza la descripción de ropa, de pertenencias u objetos asociados en el lugar del levantamiento de cadáver y pasan la descripción tanatológica (signos de muerte) para estimar el tiempo que lleva muerta esa persona.

“No siempre es fácil el proceso de identificación. Depende de en qué condiciones este llegando”, puntualizó la doctora que recién recibió el reconocimiento Benjamín A. Martínez por más de 25 años de carrera.

Destacó que influye el tiempo, si es un cuerpo reciente, en alguna etapa de putrefacción o en reducción esquelética; también influye la condición, si es un cuerpo completo o incompleto, desmembrado, machacado o quemado.

Así se realizan toma de muestra de orificios naturales, huellas dactilares de los diez dedos (si las condiciones lo permiten).

Para identificar se hace un estudio dental, donde interviene el perito estomatólogo forense, y realiza un idento-odontograma para señalar las características de los dientes, si presentan alguna malformación, o están erupcionados.

Para estimar la edad se extrae un diente que después se le coloca para hacer la técnica de Lamendin y también se pueden sacar radiografías de las terceras morales (edad y características individualizante)

El antropólogo físico forense toma la cuarta costilla para estimar edad de la persona, dependiendo del caso toma otros huesos, incluso de no ver el sexo del cuerpo se estudian otros huesos para establecer estatura, edad, sexo y entesopatías -deformaciones que va teniendo el cuerpo, dependiendo la actividad-.

Los hallazgos individualizantes son datos obtenidos en la necropsia sobre enfrentamiento o padecimientos lo que permite tener mayor información para identificar a la persona, además de cicatriz, metales por cirugía y tatuajes.

Otro procedimiento es la muestra de genética, que en ocasiones no se toma por no ser necesario y es personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) quien procesa las muestras.

Atención a familiares

La titular del Semefo precisó que se realiza el Protocolo de Gestión de Cadáveres Fallecidos Sin Identificación, conocido de forma abreviada como Post Mortem (PM) y el Protocolo de Gestión para la Búsqueda de Personas Desaparecidas, Ante Mortem (AM).

De esa manera los familiares de una persona desaparecida o fallecida reciben atención al realizarles una serie de preguntas que permitan conocer detalles que puedan coincidir con un cadáver o se pueda hacer la comparativa de llegar a las instalaciones del anfiteatro.

Datos

De 3 a 4 horas es un tiempo estimado del proceso de necropsia, aunque dependiendo las condiciones pueden ser de 8 a 12 horas

Se realiza un trabajo multidisciplinario, en el que participan el médico legista, odontólogo, antropólogo y criminalista

A través de unos típicos el Poder Judicial del Estado explica a los familiares los procedimientos a realizar en caso de reportar a una persona desaparecida, lo que se realiza en el Área de Identificación Humana y en el Servicio Médico Legal y Forense (Semefo)

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre