No habrá negociación en Puebla, aseguró José Antoio Meade, precandidato presidencial del PRI en su visita a Puebla, organizada por Jorge Estefan Chidiac.
Fue el mensaje central porque durante los últimos siete años ha perneado en el imaginario del análisis que el PRI pactó con el PAN.
No es una conducta nueva.
Lo hizo el PRI en Guanajuato.
De hecho, cuando gobernada Carlos Salinas de Gortari fueron bautizadas esas jugadas como concertacesiones.
Es decir: el máximo interés (la presidencia de la República
) está por encima de los intereses locales (las elecciones de los estados).
Así pues, entre varios mensajes que se enviaron, destacan lo esperado:
Mantener estabilidad económica.
Asegurar una adecuada conducción de país.
Que el PRI no tiene que ceder nada sino que peleará por todas las canicas.
Después de escuchar a Meade en Puebla puedo decirle que el tricolor no se equivocó. Eligió adecuadamente al personaje que en estos momentos puede ayudarle a ser competitivo en la elección.
Considero que Andrés Manuel López Obrador tiene a un personaje mucho más sólido enfrente para pelearle la elección que debe definirse como todas: por un voto que le sirva a la gente. Útil, mediante el cual el pueblo consiga un ROI de esperanza en el futuro.
El joven Ricardo Anaya claramente es una caricatura (aunque goza de buen método discursivo) frente a Meade y ante Amlo, por lo cual ya quedó claro quiénes serán el 1-2.
Falta mucho qué contar, así que nos leemos el miércoles.
Nos seguimos en redes como @erickbecerra1
Gracias.

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre