La edición 150 del carnaval de Huejotzingo desde su militarización, cumple dos décadas de que fuera declarado Patrimonio de la Humanidad, previendo este 2018 unos 150 mil visitantes y más de 25 mil danzantes.

En la práctica es una fiesta prehispánica, con ocho siglos de antigüedad, explicó el director de Cultura de Huejotzingo, Pablo Aguilar Teyssier, quien estimó una derrama de 50 millones de pesos y 150 mil visitantes.

La tradición que data en la época “moderna” de 1869, suma 25 mil danzantes e inicia el fin de semana anterior al miércoles de ceniza y culmina el martes.

Reconocido por sus vistosos trajes bordados, coloridos y con lentejuelas, así como por el uso de pólvora de las cuadrillas participantes, la fiesta tiene su origen como “un teatro de masas” que retomó ahora la escenificación del primer matrimonio indígena, el rapto de la hija del corregidor y la batalla de Puebla.

Aguilar Teyssier destacó la importancia de rescatar los significados históricos, simbólicos y rituales que hacen del carnaval la principal manifestación de cultura popular del estado y la más importante del país.

Asimismo, dijo que el Carnaval de Huejotzingo es de los pocos rituales ancestrales de México que se conservan, junto a fiestas de Chiapa de Corzo, convirtiéndose en el único que convoca a todo un municipio

Este 2018 se contará también con el desarrollo de 25 murales conmemorativos, conferencias del Carnaval de Huejotzingo, ponencia simbolismo y ritualidad del Carnaval de Huejotzingo, la función de títeres ‘La leyenda del rapto de la hija del corregidor’, documental del Carnaval de Huejotzingo, performance, espectáculo de pirotecnia, festival de bandas del Carnaval de espectáculo y taller de globos de Cantoya.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre