Nuestra ley electoral es realmente contraria a las necesidades de los ciudadanos. Está hecha para obstaculizar y confundir. No tiene en sus párrafos una respuesta a las demandas que estamos exigiendo los mexicanos, sólo contiene protección para los partidos y sus políticos.

Una de las principales incongruencias es que quienes aspiramos a un cargo como el de Presidente de la República no podemos hacer propuestas, ya que se podrían interpretar como actos anticipados de campaña. ¿Puede haber algo más incongruente que eso?
Durante más de dos años me he reunido con estudiantes, trabajadores, empresarios, mujeres, hombres, todos me han pedido lo mismo: propuestas.

Por eso, a 15 días de que termine el periodo de recolección de firmas para quienes aspiramos a una candidatura independiente, quiero presentar iniciativas que podrán ser impulsadas por los propios ciudadanos.

Transformación de nuestro sistema electoral; una reforma fiscal que beneficie al contribuyente y no a las autoridades; una verdadera transformación al combate al delito y a la corrupción, y por último una reforma educativa que se centre en el desarrollo de los alumnos y su entorno.

No podemos seguir con el sistema electoral actual, debemos tomar dos medidas: que las candidaturas independientes sean para los ciudadanos, que la ley prohíba que aquellos que hayan pertenecido a algún partido político o laborado en los primeros niveles de los gobiernos, no puedan optar por esta figura y eliminar las prerrogativas multimillonarias que año con año se les dan a los partidos políticos.

Una reforma fiscal que esté centrada en el desarrollo del país. Nunca más un sistema tributario que sólo busque castigar, sino que fomente el desarrollo de las familias mexicanas. Ahí propongo bajar del 35% al 15% el Impuesto Sobre la Renta, esta medida permitirá que el país distribuya recursos y cree plazas de trabajo, además la informalidad se reducirá considerablemente.

Siendo la educación garantía constitucional, si ésta no es satisfactoria y un mexicano o padre o tutor de mexicano, desee la opción de una educación privada, hagamos las colegiaturas deducibles.

Una verdadera reforma judicial. En apoyo a lo expuesto por Coparmex, es sensato promover una Fiscalía neutral ciudadana que supla a la Procuraduría General de la República, convertida actualmente en una institución que sólo responde al presidente en turno.

Y, por último, en esta entrega, un combate directo y sin titubeos contra la corrupción. Propongo que echemos a andar un sistema de supervisión constante y sorpresiva. Que las autoridades se sientan vigiladas, pongo a la discusión la existencia de un cuerpo encubierto de agentes federales que simulen ser ciudadanos y que cuando un funcionario público les solicite un moche, sea detenido en ese momento. ¿Es intimidante? Sí, pero es necesario.

Son propuestas que se tendrán que realizar en México. Será mi candidatura independiente que no dejaré de consolidar, la que las impulse o se convertirán en una agenda de trabajo del interés de la ciudadanía para tener un mejor México.

Nunca más los ciudadanos estaremos secuestrados por los partidos políticos.
Hablemospormexico.org.
@PedroFerriz

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre