A raíz de los trabajos para la construcción de un parque por parte de gobierno del estado en el cerro de Amalucan, hubo un hallazgo de restos óseos y vasijas que pudieron pertenecer al periodo Preclásico o Formativo, por lo que expertos en la materia, piden la intervención del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para hacer un debido estudio y de ser posible, un rescate adecuado de estas piezas que, presumen, forman parte de la historia de Puebla.

Aunque Gustavo Juárez, quien forma parte del Colectivo Matlalcueyetl Alseseca y que hizo el descubrimiento el pasado 25 de febrero, indicó que aún no ha habido acercamiento a las autoridades correspondientes del INAH, dijo que harán un conteo y descripción de las piezas para solicitar su colaboración, no para que detengan la obra, expresó, sino para que se haga el rescate.

Pedazos de vasijas con tinturas de minerales o vegetales, pedazos de cerámica antigua donde se pueden ver cristales que hablan de su antigüedad y diferentes partes del cuerpo como dientes, mandíbula y costillas, que no parecen ser recientes por su porosidad, fueron removidos por una máquina trascabo en la zona que tiene a 20 metros una mojonera con siglas del INAH.

 

Víctor Hugo Rojas/Síntesis.

 

Estas siglas datan del año 1993, cuando el instituto hizo un rescate arqueológico, delimitando el polígono que debió de corresponder zona arqueológica de Amalucan y que fue habitada por las civilizaciones Maya y Olmeca, rememoró Juárez, “aunque se estuviera haciendo la obra –del parque-, si se encuentran este tipo de hallazgos, ellos (los encargados) deben dar parte al NAH para venir al rescate”, insistió.

Finalmente Juárez relacionó el lugar de los hallazgos con una cueva que está a unos metros y que en la antigüedad servía para rituales funerarios, donde los difuntos eran enterrados con pertenencias como vasijas y otros objetos como ofrendas. La cerámica en este sentido, habla de historia, cada color tiene un significado, el anaranjado por ejemplo remite al sol o al jaguar, mientras que la cerámica opaca, era para aquellos espíritus que deambulan.

 

Víctor Hugo Rojas/Síntesis.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre