Prácticamente faltan dos semanas para que inicien las campañas electorales al gobierno del estado de Puebla, una vez que llevan dos semanas las federales para renovar la presidencia de la República y el congreso de la Unión.

¿Qué podemos esperar de las coaliciones y los candidatos, del árbitro electoral local y del tribunal de la misma demarcación? ¿Tendrán la misma suerte lastimosa que el INE y el Trife?

Veamos:

  1. Los candidatos a la gubernatura del estado se concentrarán en atacar y defenderse, con un matiz de propuesta, claro está.

Por su lado, la Coalición Por Puebla al Frente, encabezada por Martha Erika Alonso, le apostará a un mensaje de diferenciación desde el género de la candidata y de mantener el rumbo de progreso que lleva Puebla desde el 2011, en que salió el PRI de Casa Puebla.

Si alguien tiene dudas de que el Frente usará la figura de Mario Marín como el principal villano de la campaña, las últimas críticas a su presencia en Puebla y posible ingerencia en Morena, revelan por dónde irán.

Veremos a una Martha Erika firme en el mensaje de mantener el rumbo y de generar confianza por el trabajo realizado.

Y veremos también una candidata y partido respondiendo a las críticas de Morena y del PRI.

  1. Por su lado, la propuesta del PRI que encabeza Enrique Doger usará sin lugar a dudas el tema del incremento de la delincuencia y el robo de combustible como una de las principales narrativas de campaña.

Y dado que no hay otro tema en las mesas de café y de las familias que no sea el aumento de la delincuencia en Puebla, ese mensaje terminará por caer muy bien en el electorado.

Lo que también tendrá que enfrentar el PRI será por supuesto, las divisiones internas, la muy mala organización de la campaña de candidatos a alcaldes y a diputados locales y la deslealtad de muchos priistas que han abandonado sus filas para irse principalmente al Frente.

  1. Morena, por su lado, administra la ola del pejismo que mantiene a sus principales candidatos al frente de las preferencias electorales.

Luis Miguel Barbosa y Alejandro Armenta mantendrán sus posturas muy críticas en contra del gobierno actual, e igual que el PRI recurrirán a los temas de la inseguridad y la marginación como principales armas.

Ahora bien, el Instituto Electoral del Estado (IEE) que encabeza Jacinto Herrera, habrá de sortear la veintena de denuncias recibidas de los partidos políticos en contra de sus contendientes en lo que va de las campañas.

El joven consejero electoral presidente tiene que maniobrar apegado al derecho electoral pero demostrar habilidades políticas que ha adquirido en los últimos años para que los partidos no desborden los ánimos en el seno del Consejo General del IEE.

El reto que tiene el IEE es darle credibilidad al proceso de cara a los ciudadanos, en un momento en que se calentarán los discursos por las acusaciones mutuas principalmente entre PRI, PAN y Morena.

Aún está pendiente la promoción de Enrique Cárdenas, quien espera un milagro del tamaño de El Bronco para aparecer en las boletas locales.

El resto de partidos habrán de permanecer claramente desdibujados del panorama discursivo, porque no gozan de voceros reconocidos, salvo José Alarcón, quien se ha convertido en un gurú electoral.

Y finalmente, quisiera decir que Fernando Chevalier, presidente del Tribunal Estatal Electoral, tiene ante sí también un leoncito que domar, dado que la oposición no ha dejado de promover impugnaciones ante decisiones del IEE en las campañas.

Vienen unas tres semanas que subirán el tono en los medios, acompañadas de la publicación de encuestas serias que hablan de la realidad de la competencia electoral. En Síntesis publicaremos las preferencias electorales de acuerdo con levantamientos serios de empresas nacionales reconocidas para conocer lo que la gente va pensando en las campañas.

Ya para concluir, lo invito a estar pendiente de los debates de los candidatos a gobernar la Ciudad de México, que se realizará el miércoles próximo. Pero también el del domingo próximo a las 20:00 horas.

Ahí los candidatos José Antonio Meade y Ricardo Anaya esperan arrancar uno o dos puntos al villano favorito: Andrés Manuel López Obrador, aunque más bien podrían hacer más profunda su distancia. Esperemos a ver el desempeño de Margarita Zavala y de El Bronco.

La primera emisión se realizará el 22 de abril en el Palacio de Minería, con los ejes: política y gobierno, corrupción y seguridad pública.

Gracias y nos leemos el miércoles, no sin antes encontrarnos en redes como @erickbecerra1

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre