Un grupo de residentes del Hospital para el Niño Poblano pidieron frenar el amarillismo sobre Zyania, médico pediatra que se suicidó, y aseguraron que no sufren hostigamiento laboral, además de que defendieron que “nadie los presionó” para pronunciarse al respecto.

Los médicos estuvieron en una pequeña sala ubicada en la parte de atrás del hospital desde donde expusieron que en los últimos días se ha hecho pública información incorrecta, no verídica al respecto del hospital donde laboran.

Y es que tras la muerte de Zyania, se ha informado que la joven se habría quitado la vida porque no aguantaba la presión. Incluso que varios colegas han optado por renunciar ante los supuestos acosos que reciben.

No obstante, este viernes algunos residentes del lugar comentaron que no están de acuerdo con el manejo público que se esta dando al caso de su compañera ni del hospital.

Sin embargo, reconocieron que en el Hospital del Niño Poblano, como en otros nosocomios, especialmente en los servicios de más alta presión, existen fallas en la interacción y el trato entre ellos.

Pero aseguraron que “como residentes estamos tomando medidas y realizando acuerdos para que tengamos las herramientas y procesos para cuidar con efectividad nuestra salud emocional y física”.

En ese sentido, pidieron a la sociedad a que se detenga el amarillismo alrededor de Zyania y del hospital.

Además, invitaron al gremio médico a sensibilizarse sobre la necesidad de un trato digno y respetuoso entre profesionales de la salud.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre