Víctor Sánchez Espinosa, condenó el asesinato de la candidata a diputada local del PVEM, Juana Iraís Maldonado, y dijo que más que renunciar el fiscal del estado, Víctor Carrancá, lo primero que debe hacer es esclarecer lo sucedido.

Dijo que “por el bien de Puebla” es importante que el crimen de la abanderada del Verde Ecologista por el distrito 2 de Huauchinango, y de la regidora de Salud, Erika Cázares, sean resueltos y que se castigue a los responsables.

“Es lamentable, son penas para los familiares muy grandes. Yo le he pedido a Dios por esta candidata y en general por toda la gente que ha sufrido la pérdida de un ser querido por un tema electoral. Me uno al dolor de las familias y Dios quiera que esa gente se arrepienta por lo que hizo”, expresó luego de oficiar la misa dominical en la Catedral.

El líder católico señaló por encima del “momento efervescente” que vive Puebla y  todo el país por las elecciones, los crímenes políticos no deberían pasar; reiteró que con cada crimen se evidencia un desprecio total a la vida.

De manera personal, dijo que desde que llegó a Puebla nunca “creyó ver” tantas muertes, por lo que pidió a las autoridades garantizar la seguridad de los ciudadanos.

“Nunca pensamos llegar a esta situación y no queremos que siga esto. Mucha gente ya grita ¡basta! porque las penas más grandes son para los familiares”, manifestó.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre