Las elecciones se convirtieron en factor para una baja en la demanda de autos nuevos que registra una caída de -8.9 por ciento entre enero y mayo, no obstante ninguna armadora automotriz ha cancelado proyectos, sostuvo el presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís Andrade.

Gane quien gane no hay riesgo de que se malogre la agenda del sector automotriz, afirmó, al puntualizar que “no podemos decir que uno u otro (candidato) sea más efectivo para el sector”.

Apuntó que el factor electoral influyó, como sucede cada seis años, en la baja de la demanda de autos,  que reporta una baja de 54 mil 655 vehículos ligeros con respecto al mismo periodo del año pasado.

Atribuyó “la baja de bienes durables por el factor incertidumbre, derivado de los procesos electorales”.

“El consumidor está preocupado si se va a seguir teniendo trabajo y la familia tendrá estabilidad para enfrentar una deuda”, pues siete de cada diez autos que se compran en México se adquieren a crédito, abundó.

Es incertidumbre pura y la tenemos cada seis años, no hay otro factor como la inflación, pues si no le llega uno al modelo más equipado va por el de la gama inferior”, declaró.

Consideró que “quien va a comprar un auto va a comprarlo”, pues, en el mercado mexicano hay alrededor de 450 diferentes modelos y hasta dos mil 500 versiones.

Solís Andrade, quien acudió a la reunión del grupo nacional de instituciones académicas y centros de investigación de la industria automotriz en el Tec de Monterrey Campus Puebla, descartó la cancelación de proyectos de armadoras por las indefiniciones en torno al próximo partido gobernante y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre