Los cierres de campaña de Enrique Doger el viernes, Miguel Barbosa el sábado, y de Martha Erika Alonso, el domingo, fueron muestras de punch, de músculo como indica el clásico manual de campaña.

La visita de José Antonio Meade a Puebla para respaldar al priista Enrique Doger le dio un poco de ánimo ante una muy difícil situación por la que atraviesa no el candidato a gobernador sino el partido que lo postuló.

Y es que el tricolor atraviesa por una de sus peores crisis de la historia reciente, peor aún que la que lo hizo perder la presidencia de la República en el año 2000.

En ese entonces el candidato del PAN, Vicente Fox, captó el rechazo social al priismo, pero el empresario apenas era conocido por los electores.

Hoy Andrés Manuel López Obrador encabeza las preferencias electorales con una cómoda ventaja, gracias a la exposición que ha tenido en tres campañas consecutivas y a que también está captando la protesta social.

Precisamente AMLO estuvo en Puebla el sábado para apoyar a sus candidatos y cerrar en Los Fuertes ante miles de seguidores.

Más allá de saber si tuvo más o menos que los 70 mil que se calcula reunió la candidata de Puebla al Frente, Martha Erika Alonso en el estadio olímpico Ignacio Zaragoza, lo que se pudo ver es que los finalistas Barbosa y Alonso llegan con músculo mostrado.

Lo que se aprecia claramente es que será una elección muy intensa, con cierres de campaña masivos, y con recursos que los partidos se guardan para el final.

Ya los ciudadanos estamos hasta el gorro de las campañas pero le tengo una noticia: nos quedan tres días que todavía darán mucho de sí.

Más recorridos en medios, más caminatas y toque de puertas y uno que otro evento.

La elección más importante de la historia del país está muy cerca. Falta una semana para las votaciones que harán seguramente gane quien gane cambiar el rumbo de Puebla y del país.

Ya que concluyan las campañas y ocurra la elección, es fundamental un cese el fuego. Que los perdedores se curen las heridas y los ganadores pronto, muy pronto, llamen y consigan la reconciliación.

Necesitamos el diálogo y la suma de esfuerzos de todos porque sólo así podrá gobernar quien gane.

Imagine el escenario: ¿si gana Meade Morena despertará al “tigre” o asumirá el resultado sin chistar?

¿Si gana Andrés Manuel tendrá el congreso de su lado para corregir lo que considere necesario o se complicará su gobierno ante el freno de un Legislativo confrontado y antagónico?

Diálogo, inclusión y respeto se necesitan para que México deje de ser uno de los más inseguros del mundo y alcance desarrollo pleno una vez que saque de la pobreza a la mitad de su población.

Le dejo un dato revelado por la OCDE: “La mitad de los mexicanos que nacen pobres lo serán toda su vida, señaló este viernes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), para la que la educación es una de las principales razones que explican la falta de movilidad social en México” (Expansión).

El próximo presidente de la República necesita mucho más que buenas intenciones o soluciones mágicas para sacar adelante esta demoledora realidad.

Gracias y nos leemos el miércoles, fecha en que terminan (gracias al cielo) las campañas.

Sígame en Twitter como @erickbecerra1 y en Face como @erickbecerramx

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre