Derivado a que en esta elección las posiciones del PRD en el Congreso local se redujeron al 50 por ciento por el fenómeno Andrés Manuel López Obrador, no hubo un parteaguas en Puebla para evitar el arrastre que afectó al partido, reconoció Carlos Martínez Amador.

En entrevista, el ex dirigente del Sol Azteca, mencionó que al seno del partido se conformará una comisión de evaluación para resarcir los daños y los impactos que representó el empuje de Morena. 

Asimismo, rechazó que el PRD se haya equivocado en competir en coalición en el estado y en candidaturas comunes en algunos municipios y distritos. 

“Fue un efecto nacional, pues el PRD tuvo afectaciones a nivel nacional, no sólo en lo local, por lo que creo, que lo que ha hecho falta es que nos pongamos a trabajar para poder tener un papel mucho más decoroso”, puntualizó. 

Martínez Amador sostuvo que ante este escenario tampoco se le puede pedir “peras al olmo”, sí el PRD se recuperó a finales del año, cuando se cambio la dirigencia estatal de Socorro Quezada a Benito Cruz Bermúdez , tampoco puede hacer que  se duplique su preferencia en seis meses. 

Por lo tanto, reiteró que el tema implica un trabajo de años, de estructuras, es un asunto de ir a los pueblos y formar los cuadros, pues han estado olvidados.

Con sus declaraciones, de forma indirecta responsabilizó a las dirigencias estatales anteriores por esta extensión del Sol Azteca en el territorio poblano, por lo que, señaló habrá una autoevaluación para reconstruir las fortalezas para los próximos tres años en las que habrá elección nuevamente. 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre