Servicios especializados para perros tales como restaurantes, hoteles, servicios de spa, ropa, psicólogos, en fechas recientes han aumentado. La relación humano-perro ha cambiado pasaron de ser cazadores, protectores, colaboradores en algunas tareas a ser “perrijos”, hermanos y hasta líderes de la manada en la cual sus dueños están considerados.

No se están teniendo en cuenta las necesidades del animal. El ser humano se ha enfocado en ser profesional y no en tener familia. Por eso quieren llenar ese vacío con los animales. Pero los animales se sienten incompletos porque no son seres humanos y tienen otras necesidades físicas y psicológicas”, aseguró el experto en caninos Cesar Millán Millán en una entrevista con la revista mexicana Contenido.

 

La falta de actividad, de tareas que naturalmente los perros tenían como cazar, competir con otros integrantes de la manada para convertirse en líderes de la misma o formar otra han conducido los animales a que pierdan su identidad, que se sientan frustrados, ansiosos e inseguros.

Un perro de la calle se comporta mejor que uno que vive dentro de la casa. – Agregó Millán – Tiene ese reto de sobrevivir, de buscar alimento y desarrolla todas sus capacidades. El perro que vive en la casa no tiene trabajo, no camina más de 15 minutos, no tiene propósito”.

Los dueños les imponen reglas humanas que podrían considerarse irrespetuosas que van desde los peinados hasta el maquillaje, y que atentan contra la identidad del animal. Queda en el aire la pregunta acerca de qué animal es más feliz, el callejero que sigue sus instintos o el aislado de sus iguales formando parte de una familia humana.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre