La multa que ha impuesto el INE a MORENA tiene más fondo que el simple monto de 197 millones de pesos, que por cierto será pagado por el partido de Andrés Manuel con recursos públicos, sus prerrogativas.

Lo que está defendiendo López Obrador y lo que están denunciando los consejeros del INE es la credibilidad de un futuro gobierno que tiene como principal bandera una cruzada contra la corrupción.

Señalar a tres semanas de su triunfo al Presidente electo de haber cometido fraude en un fideicomiso para damnificados del sismo de septiembre, es algo muy grave, que sepulta su lema de honestidad valiente.

Es una denuncia que debe de ser investigada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y aunque el INE ha informado que no se encontró relación entre el fideicomiso con la campaña presidencial, si puede ser un delito que debe de ser juzgado y castigado.

Este hecho, definitivamente ha roto con las formas de hacer política en México. Si el INE tiene razón en su investigación y el Tribunal electoral la reafirma, el trato a un futuro Presidente será muy distinta a lo que estábamos acostumbrados.

Siempre, un ganador de la elección presidencial era intocable. De hecho, ya vivía en una burbuja de impunidad.

Pero si el INE se equivocó y las autoridades judiciales electorales rechazan la multa, los consejeros electorales habrán caído en su peor error, que los haría insostenibles en sus cargos. Estaríamos ante una renovación del Consejo General del Instituto urgente.

Ante este escenario, la multa quedará muy atrás. Según las primeras cifras, Morena recibirá entre 2018 y 2019 prerrogativas ordinarias por un monto cercano a los 1,500 millones de pesos, y al indicar la Ley electoral que las multas son pagadas de los recursos que recibe el partido, 197 millones no se observan como una cifra que vaya a afectar el trabajo de Morena.

Es más, siempre lo he dicho, que las leyes son para proteger a quienes las hacen, los mismos partidos políticos.

Pese a lo investigado por el INE, Andrés Manuel López Obrador será Presidente el primero de diciembre de este año.

Sin embargo, el daño parece ser efectivo. Sea cierto o no la operación fraudulenta del fideicomiso Por los demás, esta sospecha ya está ensuciando la política anticorrupción de López Obrador, de ahí su defensa.

Morena y el futuro presidente podrán acudir al Tribunal electoral para impugnar la multa del INE, finalmente el instituto es una autoridad administrativa pero el daño está hecho.

Hay que recordar que en la elección del 2000, el PAN y su Alianza por el Cambio fue multado por el uso ilegal del fideicomiso Amigos de Fox por casi 500 millones de pesos, sanción que fue pagada con prerrogativas y Vicente Fox fue Presidente de México sin ningún problema.

También, en ese mismo año, el PRI fue multado por el caso del Pemexgate, que fueron recursos ilegales destinados del sindicato de Pemex a la campaña del entonces candidato Francisco Labastida, por mil millones de pesos. El partido la pagó con recursos de sus prerrogativas y 12 años después, recuperó la Presidencia.

López Obrador será Presidente pero ¿cómo llegará?

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre