Ayer entrevisté al presidente del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP), Fernando Chevalier Ruanova, quien me aseguró que cumplirá en tiempo y forma el desahogo de la investigación.

Me dijo que así como llegan los temas se sortean entre los tres magistrados de la instancia jurisdiccional para atenderlos y darles salida.

Me recordó las fechas que tiene como plazo el tribunal para resolver los recursos de inconformidad: en el caso de la elección de la gubernatura, a más tardar el 10 de octubre; en el de diputados, será el 5 de septiembre, y de las elecciones municipales, el 5 de octubre.

Y no hay más plazos que esos.

Ahora bien. Quienes están en contra de algunos de los resultados electorales del 1 de julio tienen la opción de recurrir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en caso de que los fallos del tribunal local no les satisfaga.

Pero además de ello tienen las vías políticas. Y esas son las que están utilizando, como lo hace cualquier partido que se considera fueron violentados sus derechos o en todo caso, se presentaron irregularidades suficientes para revertir el resultado o anular la elección.

Hay mucha tinta que ha corrido sobre el tema.

Hay muchos pronunciamientos de los actores políticos al respecto.

Sólo le comparto unos datos:

  1. Que el TEEP ha recibido 121 expedientes en total, como me comentó en la entrevista mañanera, pero que además espera recibir unas 95 impugnaciones más que ya está preparando el IEE trasladarle tras recibirlas de los quejosos.
  2. Es decir, que habrá más de 200 impugnaciones en torno al proceso electoral que deben ser desahogadas en dos meses aproximadamente.

A decir del Instituto Electoral del Estado (IEE), que encabeza Jacinto Herrera, cada expediente “debe incluir actas de jornada, hojas incidentes, actas de escrutinio y cómputo, escritos de protesta y actas de sesiones de consejos”.

Es decir, que cada expediente está lo bastante abultado para reclamar muchas horas en su revisión.

No sé si les dé tiempo de revisar a fondo, a conciencia cada expediente, pero Chevalier Ruanova me dijo que han sido extenuantes las jornadas de revisión.

El IEE informó ayer que “Este organismo ha procurado en todo momento integrar cada uno de los expedientes de la mejor manera, a efecto de que el Tribunal Electoral Local cuente con todos los elementos necesarios y pueda realizar su análisis y posterior resolución de los mismos, dentro de los plazos legalmente establecidos”.

Algo que puedo decirle es que a la par de esta ruta de impugnaciones –que se presenta en cada proceso electoral- camina la agenda de la gobernadora electa Martha Erika Alonso.

Al conformar su equipo de transición, da marcha al proceso de Entrega-Recepción y emite mensajes claros de que el proceso electoral ha quedado atrás.

Miguel Barbosa, por su parte, insiste en rechazar los resultados y sus abogados aseguran que tienen como probarlo.

El asunto ya está en manos de las autoridades jurisdiccionales y sólo resta esperar a ver qué resuelve.

Es una historia que tiene poco tiempo para agotarse.

Gracias y nos leemos el lunes.

Twitter: @erickbecerra1

Face: @erickbecerramx

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre