Manuel Bartlett competía por la postulación priista a la presidencia de la República al inicio de los 90´. Ante la negativa del sistema, logró negociar con el presidente Carlos Salinas de Gortari venir a Puebla en 1992 para competir por la gubernatura del estado, después de ser secretario de Gobernación –con Miguel de la Madrid- y de Educación, con el propio Salinas.

Al llegar a Puebla se le creía un hombre muy duro y firme. Y su gobierno mostró sin duda indicadores de esas características, pero también efectivo e innovador.

Fiel a sus filias y fobias ideológicas, Barlett hizo ver su suerte a Gabriel Hinojosa Rivera, quien fue postulado por el PAN y gobernó el municipio de Puebla en la segunda mitad del gobierno de Bartlett.

De amplia cultura y fascinado por todo lo francés, Bartlett creó el Plan de Desarrollo Regional Angelópolis que tuvo una fuerte oposición de los habitantes de los barrios del Centro Histórico y de organizaciones sociales, pero cuyos resultados siguen vigentes hoy en día.

Aglutinó a la iniciativa privada poblana más tradicional en el Consorcio Poblano para la Construcción, a quienes encargó la edificación del Periférico Ecológico que transformó a la zona metropolitana.

Casi un año después, el PRI perdió las elecciones ante una ola en contra del priismo nacional y local.

Puebla recuerda a Manuel Bartlett por la transformación que hizo de ella.

El pasado 1 de julio Morena ganó las elecciones en una nueva ola social contra el priismo, sólo que en esta ocasión, Manuel Bartlett estaba del lado ganador, una vez que dejó el PRI hace años y se sumó a la corriente de AMLO.

El viernes pasado Andrés Manuel López Obrador anunció que Manuel Barlett será director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El anuncio se entiende claramente por la firme y consistente postura que el exgobernador Manuel Bartlett mostró como senador los últimos seis años en contra de la reforma energética impulsada por Enrique Peña Nieto.

Al sumar a Bartlett Díaz a su gobierno, Andrés Manuel sigue enviando mensajes en sentido institucional, en el ánimo de proteger a los sectores estratégicos del país, y lo hará bien con quien fue el último secretario de Gobernación de seis años.

Para Puebla sin duda será relevante ver el trato de Bartlett sobre todo en los proyectos de tres plantas hidroeléctricas en la zona norte del estado.

Me refiero al plan con inversión de 126.7 millones de dólares de la empresa Deselec 1, con el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1, detenido desde 2011 en Ahuacatlán, Tlapacoya y San Felipe Tepatlán.

También está la planta de la presa San Antonio, en Xochitlán de Vicente Suárez, Zapotitlán de Méndez, Atlequizayan, Zoquiapan y Nauzontla

Y finalmente, la planta de Coyolapa-Atzalan, en Coyomeapan, San Sebastián Tlacotepec y Zoquitlán.

Será interesante observar las decisiones que tome el director de la CFE en cuanto asuma el cargo y sobre todo, la experiencia en el manejo del poder que el exmandatario abonará al gobierno de López Obrador.

Esos temas no son los únicos que enfrentará en Puebla, pues se suma la necesidad de producir energía limpia de manera respetuosa del medio ambiente, además de mantener la calidad que tiene hasta ahora la empresa.

Gracias y nos leemos el miércoles.

Síganme en Twitter como @erickbecerra1 y en facebook como @erickbecerramx

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre