El magistrado Adrián Rodríguez Perdomo será quien analice junto con su equipo jurídico las impugnaciones presentadas por Morena en contra de las elecciones a gobernador del 1 de julio pasado.

Así se determinó en la asignación del caso que se define aleatoriamente en el Tribunal Electoral del Estado (TEEP).

Adrián Rodríguez, quien ya fue presidente del colegiado, tiene pues en su escritorio las impugnaciones directas en contra del proceso en lo general y en particular las 26 carpetas que impugnan lo ocurrido en los distritos electorales locales.

Desde ayer el magistrado tiene en su despacho los voluminosos archivos con pruebas de Morena presentadas para echar abajo la elección, y me informan que los casos se resolverán antes de la fecha límite del 10 de octubre próximo para el caso de la gubernatura.

Claro que ahora que el INE ha resuelto, a través de su comisión de Fiscalización, que ningún candidato a gobernador con constancia de mayoría rebasó los topes de campaña, es posible que buena parte del papeleo presentado pierda validez, dado que ese era uno de los argumentos más insistentes de Morena para impugnar la elección que ganó Martha Erika Alonso Hidalgo.

Me cuentan además que por supuesto Morena se inconformará con la resolución del TEEP si es que ésta no le favorece y seguirá tocando las puertas de la instancia superior, es decir, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife), y esa sería la última frontera.

También me cuentan en los corrillos que Adrián Rodríguez Perdomo podría asumir de nueva cuenta la presidencia del TEEP una vez que el 10 de diciembre concluya el periodo de Fernando Chevalier, actual titular.

Saldrán chispas los próximos dos meses sin duda, pero ya cada vez falta menos para saber el destino de las impugnaciones.

Y para confirmar mis dichos sólo le sugiero que le eche un ojo a las noticias de otros estados donde también ganó Morena la mayoría del congreso local, como en Hidalgo, donde los actuales legisladores se enfrentaron ayer para impedir reformas a modo para el gobierno local.

Igual puede ocurrir con las reformas aprobadas ayer en Puebla, mismas que a decir de Franco Rodríguez, coordinador de Enlace Institucional de Martha Erika, sólo buscan garantizar la gobernabilidad y armonizar la ley con la federal.

 

Desde los corrillos:

Antes de que Andrés Manuel López Obrador asuma la presidencia de la República sería bueno que le eche un ojo a cómo se han portado los muchachos de Enrique Peña Nieto en los estados.

Me refiero a los delegados.

El de la Sagarpa, por ejemplo, anda desatado. Sin hacer nada para lo que lo contrataron pero qué tal otro tipo de actividades. Su personal administrativo no canta mal las rancheras.

Pero el que me dicen que anda bien raro es el delegado del INAH, Víctor Hugo Valencia, quien tiene detenidos los pagos a las empresas constructoras que han intervenido en templos religiosos afectados por el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

La verdad qué mala onda porque las empresas le entraron sin preguntar, sin firmar contrato, a apuntalar cúpulas para evitar que se vinieran abajo, pero pues eso parece no importar.

Es por ello que los constructores andan muy nerviosos porque ya mero se acaba la administración federal y los pueden dejar colgados de la brocha (literal).

Eso sin meterme a ver el fondo de cómo decide cuál empresa hará la obra que contrata la aseguradora pero que decide el delegado.

En fin.

Le agradezco su lectoría y le invito a seguirme en Twitter como @erickbecerra1 y en Face como @erickbecerramx

 

 

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre