Ancho Reyes es la historia de dos menjurjes, uno de chile verde y otro chile ancho que pasó de ser una receta familiar que data de 1927 a una industria que envasa al año casi medio millón de litros y exporta a 40 países.

La historia resultó de lo más movida, la inauguración formal fue el 19 de septiembre del 2018, por razones obvias todos tuvieron que salir de la fábrica que se cimbró por el sismo, pero que hoy convirtió un menjurje familiar en un producto de degustación que lo mismo llega a Estados Unidos que a Rusia, de Australia a Panamá, de Argentina y Colombia a Malasia, Hong Kong y Singapur, de Canadá pasando por Alemania y todo Europa.

Los socios del proyecto, como Roberto Hidalgo, director de Marketing Global, lo ubican como un producto único. México no se conoce mucho por licores, pero el Ancho Reyes que se exporta a 40 países suma una producción anual estimada en 40 mil cajas, es decir, 480 mil botellas de 750 mililitros.

Los fabricantes lo sugieren como aperitivo, o bien un digestivo mezclado como un carajillo con café.

En México, ya lo venden en Liverpool, Palacio de Hierro, Prissa, City Marketing, Magadan y otras firmas, mientras que, a un año de la apertura de la planta, esta iniciará un proceso de puertas abiertas para conocer el proceso productivo en sus instalaciones de la avenida 12 Poniente 912B.

Casa Lumbre empresa madre, hace tequila y mezcal, pero como suele suceder en varias pláticas que se convierten en proyectos, un poblano les dijo que su abuelo conoció a los Reyes y les dijo de una receta pérdida en el tiempo.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre