Audi México confirmó que sus procesos se desarrollan sin generar descargas externas de aguas residuales en la planta de San José Chiapa, donde ensambla la Q5 para mercados mundiales, excepto China, ahorrando ya 100 mil metros cúbicos de agua anualmente.

Para sus procesos, la armadora usa también aguas de lluvias recolectadas. Audi México es la planta más nueva del Grupo Audi y estamos orgullosos de ser pioneros en el uso sustentable del agua como recurso”, comentó Alfons Dintner, Director de Audi México.

En la planta en San José Chiapa, la empresa implementó un nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales, a través del cual recolecta el 100 por ciento de las aguas residuales producidas y las trata para su reutilización.

Con ello, Audi México abre nuevos caminos para asegurar el uso sostenible del agua como recurso y minimizar su impacto al medio ambiente.

En ese contexto, desde la nave de pintura hasta la prueba de hermeticidad requieren de agua en el proceso de fabricación de un automóvil, pero toda es tratada y la visión es tener una producción que a largo plazo sea completamente neutra en bióxido de carbono y libre de aguas residuales, afirmó Peter Kössler, Consejero de Producción y Logística de Audi AG.

Con el nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales, Audi contribuye significativamente contra la escasez de agua en México, añadió.

Las aguas residuales del proceso son tratadas primero por una planta físico-química que neutraliza y elimina los metales pesados, por ejemplo, los que provienen de la nave de pintura. Esta agua se suma a los flujos de las otras naves  y atraviesan un proceso de clarificación y tratamiento biológico en el que se eliminan los componentes orgánicos del agua.

Por último, una combinación de ultrafiltración y ósmosis inversa elimina los gérmenes bacterianos y las sales.

Las aguas recicladas, perfectamente depuradas higiénicamente y de alta calidad se reutilizan directamente en la planta, sin descargarse a cuerpos de agua federales.

Los concentrados que se obtienen del proceso de osmosis se evaporan y las partículas sólidas drenadas se manejan como residuo.

Audi México reutiliza el agua tratada como agua industrial y se emplea en la producción, así como para el riego de las zonas verdes de la planta y se devuelve al agua subterránea por infiltración.

Esta innovadora tecnología permite ahorrar unos 100 mil metros cúbicos de agua al año. Esto corresponde aproximadamente a un cuarto de la demanda total anual. A largo plazo, la empresa busca ahorrar anualmente más de 300 mil metros cúbicos de agua.

“Con el nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales, Audi está creando las condiciones para un ciclo del agua autónomo”, señaló por su parte el jefe de Protección Ambiental de Audi AG, Rüdiger Recknagel.

“Para finales de 2025, queremos reducir nuestro impacto medioambiental en un 35 por ciento por automóvil producido en comparación con el año de referencia 2010. Esta medida nos ayuda a dar un paso en esta dirección”, observó.

Para reducir el uso del agua subterránea, también se construyó en la planta, un depósito de agua con una capacidad de 240 mil metros cúbicos que se llena durante los seis meses de la temporada de lluvias de abril a septiembre.

El agua de lluvia obtenida puede ser utilizada en su totalidad en los procesos productivos.

Audi México también ha plantado más de 100 mil árboles y ha creado 25 mil pozos de infiltración en 100 hectáreas de tierra en el municipio aledaño de San José Ozumba. Hasta 375 mil metros cúbicos de agua son devueltos al agua subterránea cada año.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre