Atlixco. La imagen de la virgen María siendo niña, es decir la Divina Infantita, fue adorada por sus seguidores durante ocho días en esta ciudad, misas, bendiciones, concursos, verbena popular, todo lo que los atlixquenses están acostumbrados a realizar en su honor transcurrió con saldo blanco y un buen ambiente familiar como cada año.

Lo único que hay que lamentar es que el templo dedicado a esta santa no estuvo listo para la los festejos, pese a que meses antes el párroco Jesús Genis, se dijo confiado de que para el 8 de septiembre el día de la Divina Infantita se podrían abrir las puertas de esta parroquia que resultó severamente dañada por el sino del 19 de septiembre del año pasado.

Pese a ello todas las actividades religiosas se realizaron en las instalaciones del edificio de la Escuela de la Fe, en el lugar se recibió a todos los sacerdotes atlixquenses que ahora predican la religión católica en el interior del Estado de Puebla.

De igual manera afuera del lugar se congregaron las decenas de taxistas de la ciudad para recibir como cada año la bendición de sus unidades y de los choferes para realizar su labor, acompañados de sus familias escucharon misa en honor a su santa patrona.

Además en el concurso de aficionados a los largo de los ocho días desfilaron por el escenario decenas de atlixquenses dedicados al canto, baile, poesía para llenar las tardes en esta ciudad de un ambiente sano y familiar.

Es preciso recordar que el concurso de aficionados es una de las tradiciones más arraigadas en la ciudad, existe quienes definen esta actividad como la verdadera fiesta de los atlixquenses, algo que le da identidad a los ciudadanos del Pueblo Mágico.

Atlixco es de los pocos lugares en México donde se le tiene tan alta devoción a la imagen de María siendo niña, en otras partes del mundo se venera en Polonia, Italia donde es conocida como María Bambina.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre