En el inicio de la cuarta transformación de la República como se ha llamado por el nuevo gobierno, nuestro país nos llama a tener un protagonismo como ciudadanos.

Si en nuestra historia están destacadas la batallas, si refrendamos nuestro mejor recuerdo a los héroes que nos dieron independencia y analizamos los retos que enfrentamos como mexicanos a lo largo de nuestra historia ¿qué nos exigen México para continuar con su independencia, para revolucionar nuestra forma de vivir y, sobre todo, cómo luchar por el bienestar de nuestra sociedad?

México tiene actualmente muchos desafíos. La inseguridad, el crimen organizado, el narcotráfico, los huachicoleros, las bandas de delincuentes en las ciudades nos están asfixiando. ¿Qué hacer? ¿Cómo terminar con este mal?

Seguimos con una desigualdad que está provocando que lo mejor de nuestro país no encuentre trabajo o en una pequeña minoría busque otros países para desarrollarse. La migración hacia los Estados Unidos ya no es opción. ¿Qué hacer? ¿Como terminar con este mal?

La pobreza sigue reinando en las principales ciudades y pueblos de nuestra patria. No hay trabajo, no hay dinero, es lo que siempre escuchamos cuando caminamos en la calle o cuando vamos de visita. La vida está difícil. ¿Qué hacer? ¿Cómo terminar con este mal?

Nuestro sistema político apenas se movió en la pasada elección. Si bien los mexicanos salimos a las urnas a votar con la ilusión de un cambio, bastaron pocas semanas para constatar que a nuestra política no la vamos a trasformar solamente con el voto en las urnas. Negociaciones en lo oscuro, alianzas para conformar mayorías absolutas artificiales y acuerdos inconstitucionales con el rostro del Gobernador de Chiapas, es lo que vemos en el Congreso. Un Presidente que le urge irse y uno electo que ya gobierna meses antes de tomar posesión. ¿Qué hacer? ¿Cómo terminar con este mal?

Podríamos hacer una larga lista de lo que en México tenemos que resolver inmediatamente y que un nuevo Presidente no nos resolverá por el simple hecho de haber ganado la elección.

Se necesita en este país empoderar al ciudadano, desde las colonias, desde las calles, fomentar la denuncia, pero también la solidaridad.

Los males que aquejamos nos están orillando a ser ciudadanos indiferentes, donde la subsistencia nos obliga a no ver por nada más. No conocemos a nuestros vecinos, cómo nos podemos organizar con ellos para mejorar la calle que compartimos.

La clase gobernante padece del peor desprecio que haya registrado, no obstante que haya contado con 30 millones de votos. Los políticos de hoy no nos representan. Urgen reforma donde los ciudadanos sí tengamos un peso importante en los partidos, las candidaturas independientes deben de ser verdaderas y no obstáculos legales en la Constitución que el INE tiene que reventar.

Somos los ciudadanos los que debemos transformar nuestro entorno. Rendición de cuentas y no adoración a los mesías; denuncias para acabar con la impunidad; consultas populares impulsadas por la ciudadanía y no concesiones de autoridades que sólo ven por sus intereses.

Es difícil plantear soluciones para los retos en México, pero el identificarlos y analizarlos es fundamental. Los buenos en este país somos muchos y los malos son pocos, solo que ellos sí saben organizarse.

Dirás que la organización ciudadana es un paso muy pequeño y tienes razón, el primer paso no nos saca del hoyo en el que estamos, pero si no lleva a donde queremos llegar.

¡Viva México en este mes de septiembre! ¡Viva todos los mexicanos! Felices fiestas.

@PedroFerriz

Ferrizonline.com

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre