Andrés Manuel López Obrador lo reconoció, el futuro de los jóvenes en México es el principal reto que tendrá que enfrentar en su gobierno. Prometió becas y universidades y hoy, antes de comenzar, se da cuenta que la juventud mexicana está desaprovechada.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en nuestro país existen 6 millones 600 mil jóvenes que no estudian ni trabajan en México.

Y aunque la tendencia ha disminuido en los últimos años, ya que se ha logrado bajar la tasa de deserción escolar, lo cierto es que generación tras generación, estudiantes universitarios terminan sus estudios y no encuentran empleos.

El caso de los “ninis” es solo uno de los problemas urgentes de respuesta a los que se enfrentará el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Durante sus eventos, sus giras, sus encuentros de trabajo, el Presidente electo se ha enfrentado con el México que siempre criticó durante más de tres décadas al ser la principal figura de oposición.

El pasado 14 de septiembre, familiares de víctimas de desaparecidos se enfrascaron verbalmente con el futuro mandatario. El grito de “quiere que me hinque para que me ayude a encontrar a mi hijo” retumbó en el rostro de López Obrador para entender que este problema, tan serio, va más allá de “perdono, pero no olvido”.

Según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, perteneciente al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de Gobernación, en México se tiene registrado oficialmente 38 mil personas no encontradas, sin embargo, diversas organizaciones no gubernamentales advierten de millones los desaparecidos.

Los desparecidos son uno de los retos más sensibles y trágicos que padece nuestra patria. Un desafío que no se podrá resolver con buenos deseos o mayorías aplastantes en el Congreso.

Un tercer reto que enfrentará López Obrador es el de la impunidad. En la misma semana que terminó, el Presidente electo calificó las acusaciones de desvió multimillonario cuando estuvo al frente de las Secretarías de Desarrollo Social Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, como de una intención de convertirla en un chivo expiatorio.

Con esta defensa, Andrés Manuel nuevamente sacó el pecho por quién la sustituyó cuando dejó el gobierno del Distrito Federal.

El tema de impunidad es quizá lo que más agravia a la sociedad mexicana. Desde hace mucho en México se puede delinquir y no pasa nada.

México está agraviado por el crimen. En cualquier calle del país se puede asaltar y casi nadie es detenido. Desde hace muchos años vivimos tras las rejas, con protecciones metálicas para que en vez de que los delincuentes vayan estén encerrados, nosotros seamos los que vivamos tras ellas para protegernos.

Los retos en México son muchos y los diversos rostros que han mostrado Andrés Manuel López Obrador nos señalan que no será él solo quien los cambie.

México debe de estar unido y con los mismos intereses para cambiar a este país.

Que estas fiestas patrias sirvan para repensar la nación que deseamos.

 

@PedroFerriz

Ferrionline.com

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre