El 19 de septiembre es una fecha que el destino ya tenía decidido marcaría la vida de millones de mexicanos, primero en 1985 después en 2017. Unidos por la tragedia , por el terror, por la tristeza, pero sobre todo por el deseo de ayudar a nuestros semejantes. La tierra sacudió no solo cuestiones materiales, movió conciencias y nos recordó que unidos podemos superar cualquier contingencia, a un año del sismo lamentamos las pérdidas humanas y materiales. Que no se requiera una sacudida más para brindar la mano a quien lo necesita

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre