Vox | Puebla

Tovar y de Teresa, fin del ciclo

2016-12-16 06:30:00
Por César Pérez González
Periódico Síntesis Columinista César Pérez González

No bastaba ser el primer secretario de Cultura federal, ir contra corriente en la política del ramo u organizar el tejido artístico habitualmente ninguneado en el país al menos desde los ochenta, deporte nacional que apenas algunas revistas atacaban.

Con la muerte de Rafael Tovar y de Teresa termina la posibilidad de eliminar las barreras culturales y vicios centralistas que han dominado el ambiente, al punto que durante el actual sexenio antes de creada la dependencia luchas y descalificaciones eran más que habituales.

Si bien es cierto que de un tajo no se puede romper con una tradición caracterizada por envidias, tráfico de influencias y uso de becas para cubrir facturas entre amigos y desesperados por el poder social, la Secretaría de Cultura abrió la brecha para lograrlo.

El primer intento fue cohesionar bajo la misma ruta a creadores, publicaciones y rutas críticas que difícilmente se unieron por su rescate, a costa de presupuestos limitados o desinterés habituales, hecho que desde el principio puso a Rafael Tovar y de Teresa en desventaja.

Al menos en Puebla el toque del finado secretario no se notó del todo, era de esperarse que su organización partiera de la ciudad de México para extenderse, en la medida de lo posible en los demás estados. En este punto números y estadísticas deben quedar fuera de la ecuación.

Situados en la práctica, desde Bellas Artes fue tajante su modo de trabajo: explotar la cultura mexicana, sacarla poco a poco del estanque de olvido en que se fue pudriendo a través de los años para dirigirla a nuevos públicos, juicios innovadores sin precedentes.

No sólo eran exposiciones o programas traídos al presente, sino esmeros claros y convicciones que atrajeran al juicio crítico y, de esta manera, el trabajo actuara como “pivote”, es decir, revalorar tendencias ahora eximidas por la historia.

Así fue posible mostrar nuevamente a piezas centrales, seres humanos que entregaron su tiempo y vida por las creencias que, en muchos casos, eran suficientes para crucificarlos públicamente o alcanzar niveles de idolatría.

Como ejemplos recientes destacan los grandes muralistas, narradores, poetas, todos inmersos en grupos y tendencias que desde principios del siglo pasado no dejaron de combinar sus labores artísticas con responsabilidades en la burocracia local.

Coincidió este año regresar a las marquesinas a Estridentistas, nacionalistas, personajes de vanguardia, Contemporáneos, integrantes de las generaciones de los cincuenta, sesenta, periodistas, etcétera.

Sin embargo, todavía es peligroso equiparar a Rafael Tovar y de Teresa con personajes y servidores públicos que cimentaron la educación cultural. Sencillamente, hay características que separan por obvias razones a José Vasconcelos con éste.

Mucho más con Jaime Torres Bodet, el eterno burócrata de las letras, ambos estadistas marcados por sus errores, inclusive, en meses recientes quedó en el tintero historias de Nicolás Alvarado y ahora Jorge Volpi, escritores decidiendo incursionar en terrenos peligrosos detrás de escritorios.

En sentido estricto, es de agradecer que Tovar y de Teresa no tenga de Vasconcelos o de Torres Bodet más que coincidencias en discursos que, por cierto, exhiben el desconocimiento de redactores, aún más de quienes atreven a replicarlos.

Aceptar dichas concordancias sólo revelaría ignorancia, ya que en noventa años el conflicto entre artistas –creadores- y servidores públicos se mantiene vigente, me parece, fresco, real; ya se cuentan precedentes desde los tiempos “gloriosos” en Educación Pública o Relaciones Exteriores.

El legado de Rafael Tovar y de Teresa lo sitúa como hombre comprometido con la tradición cultural, de la cual fue parte y estudioso confeso; diplomático, historiador, egresado de la Universidad Autónoma Metropolita.

A pesar de los cimientos que deja en la Secretaría de Cultura, sólo resta aguardar la dirección que deba seguir; no sean abandonados los esfuerzos que hasta el momento han dirigido la pauta de esta joven dependencia. Desde Bellas Artes la crítica reflejará el interés de su nueva cabeza, línea editorial que el tiempo acusará de recibido.

@Ed_Hoover

Rúbrica Legible,César Pérez González,Tovar y de Teresa

Comentarios:


#EN_Puebla

{{noticia.sub_seccion}}
{{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110 }}

#TENDENCIAS

{{noticia.nombre_seccion}}
{{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110}}


no hay resultados
cargando ...

Resultado de la busqueda :

{{noticia.nombre_seccion}}
{{noticia.titulo}} {{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110 }}