Vox | Puebla

La era de Marco Mena en Tlaxcala

2017-01-02 06:00:00
Por Erick Becerra
Periódico Síntesis Columinista Erick Becerra

Marco Mena asumió la gubernatura del estado de Tlaxcala ayer en un Centro de Convenciones repleto de clase política, empresarios y ciudadanos.

Me llama la atención que decidió adelantar el mensaje político que habitualmente los personajes públicos dejan para el final.

Al hacerlo, logró captar la atención de los asistentes a este acontecimiento desde el principio del uso de la palabra en la sesión del congreso local en la que fue embestido como gobernador.

“Vine a afrontar esa responsabilidad bajo la premisa de cumplir palabra, colmar expectativas, dar respuesta positiva y concreta a las necesidades y exigencias de quienes eligieron este curso político para Tlaxcala en los próximos años”, fueron los conceptos de sus primeras palabras.

Ante Rosario Robles, representante de Enrique Peña, Marco Mena dedicó varios minutos a atender un problema real: el de gobernabilidad: “Nuestro estado es de profundas tradiciones, pero de historia viva.  Siglo tras siglo, época tras época, en Tlaxcala hemos tenido siempre el sueño de trascender”.

Habló acerca de las favorables condiciones que se reflejan en algunos de los indicadores sobresalientes de competitividad y crecimiento de la economía tlaxcalteca.

Destacó que se cuenta con infraestructura y clima de negocios capaces de atraer cuantiosas inversiones y crear más empleos. “Aún no son suficientes, es cierto, ni están suficientemente bien pagados, como queremos –también es cierto-, pero Tlaxcala está en el núcleo de una de las zonas metropolitanas de mayor desarrollo económico en el continente americano”.

También se detuvo a reconocer los resultados de la gestión de Mariano González Zarur, a quien los asistentes dedicaron aplausos de despedida. “Sería mezquino no reconocer”, dijo.

Pero luego entró de lleno al tema político: “Una democracia, a diferencia de otros sistemas políticos que congelan el paso del tiempo, es historia viva, reconocimiento de etapas sucesivas que permiten que los pueblos y gobernantes planteen cambios, metas, y honren la memoria y el esfuerzo las generaciones que los antecedieron.

Más que una reconciliación política, estamos en nuestra querida entidad ante la oportunidad de vivir una civilidad democrática”.

Me parece que éste fue el concepto más relevante de esta parte: la propuesta del gobernador a lograr una civilidad democrática, lo cual refleja a un gobernador académico, reflexivo y que no peca de inocente.

Más aún: “Hemos peleado mucho entre nosotros durante las últimas décadas. Ustedes lo saben bien. Nos hemos hecho mucho daño por pugnas y agendas de grupos políticos sin foco en la generalidad de la gente.

“El resultado ha sido una fuerte fragmentación social que ha alimentado conflictos políticos y fricciones innecesarias que no dejaron nada bueno, incluso dejaron odios.

“Esas pugnas entre nosotros no nos han hecho bien.  Estoy claro que la arena democrática está hecha de acuerdos y también de conflictos, pero cuando la pugna es el propósito mismo, la misión de la política pierde sentido.

“Los puntos de vista diferentes, las distintas formas de pensar y de ver las cosas son intrínsecamente valiosos tan solo por el hecho de convivir.

Y lanzó el planteamiento: “Podemos elegir entre dos caminos.  Uno, seguir luchando día a día por lograr sólo la gobernabilidad entre nosotros mismos, lo cual significa inhibir y resolver nuestros propios conflictos. O en cambio, entender y aceptar nuestra diversidad. Entender y aceptar nuestra diversidad para construir y crecer juntos, pasar de la gobernabilidad típica a una gobernanza moderna”.

Ante la expectación de los asistentes, Marco Mena invitó a elegir ese camino.  “El camino de ser modernos al tiempo que mantenemos nuestras tradiciones más nobles y el orgullo por nuestra historia. Es perfectamente posible.

“Me propongo lo deseable, pero también alcanzable, en congruencia con lo que les dije y les ofrecí a lo largo de mi campaña electoral. Ofrezco mis conocimientos, mi experiencia y mi devoción por esta tierra, la de mis padres y mis abuelos, que nacieron y vivieron orgullosamente, como miles de tlaxcaltecas, en el crisol de la cultura del esfuerzo, en la que nada nos es dado, sino lo que hagamos con nuestras ideas, con nuestro empeño.

“Son muchas y muy diversas las quejas y las carencias que cada uno de ustedes me expresó. Identifico prioridades inaplazables que reflejan el interés generalizado de una población urgida de que las autoridades les correspondamos con realizaciones de beneficio general.

Recordó sus tres ejes de prioridades; Educación –Salud– Empleo, para mejorar las condiciones de niños, mujeres, jóvenes, estudiantes, campesinos, obreros, personas con discapacidad y nuestros adultos mayores.

Al hablar sobre el tema de la salud lanzó una crítica a las condiciones del servicio en el sector público, del que dijo “el reclamo sobre los servicios de salud es aún amplio y diverso. Los trabajadores de la salud son nuestros aliados y requieren contar con los insumos y condiciones necesarias para atender a la población.  Van a tener todo nuestro respaldo para que trabajemos juntos”.

“Debemos prestar atención al primer contacto de la gente con los servicios médicos, especialmente en los Centros de Salud y las áreas de urgencias de hospitales, al tiempo que tenemos que intensificar nuestro trabajo para prevenir que las personas se enfermen por hábitos inadecuados o falta de cuidado médico oportuno.  La medicina preventiva es particularmente importante en el caso de las mujeres.

También se refirió a la inseguridad, y reconoció que Tlaxcala está en una situación en que debemos ocuparnos si no queremos perder la tranquilidad y seguridad que tradicionalmente nos han distinguido.

Y aquí, directo, les dijo a los alcaldes que hagan su parte: “Como gobierno nos ocuparemos de que nuestro estado sea seguro por nuestra convivencia y para nuestra economía. Sin embargo, esto es algo que aún en condiciones actuales necesita un arreglo institucional. Ciertamente es una tarea de todos.

El esquema actual de distribución de responsabilidades entre los gobiernos municipales y el gobierno estatal no está logrando lo mejor para los tlaxcaltecas. Hay que reconocerlo, existen debilidades institucionales por parte de los gobiernos municipales y deficiencias en la delimitación de responsabilidades y la atención de este gran problema social”.

Ya en la parte final se refirió a su familia y concluyó con una emotiva mención. Marco Mena fue acompañado por los gobernadores de Guerrero, Yucatán, y el constitucional de Puebla, Rafael Moreno Valle, y electo, Tony Gali; así como por el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, y Patricia Mercado, en representación de Miguel Mancera.

Ya le platicaré porque Puebla y Tlaxcala iniciarán una nueva etapa de relaciones, más estrechas y de mejor ánimo.

Gracias y nos vemos en Twitter y Periscope en: @erickbecerra1

Erick Becerra

Comentarios:


#EN_Puebla

{{noticia.sub_seccion}}
{{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110 }}

#TENDENCIAS

{{noticia.nombre_seccion}}
{{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110}}


no hay resultados
cargando ...

Resultado de la busqueda :

{{noticia.nombre_seccion}}
{{noticia.titulo}} {{noticia.titulo}}

{{noticia.titulo | subStr: 110 }}